Telas y tejidos

Diferencia entre brocado y damasco

Diferencias entre damasco y brocado

El brocado y el damasco son dos tipos de tejidos que se utilizan normalmente para confeccionar trajes regionales como de fallera o novia alicantina, para decorar prendas de alta calidad y también muebles para el hogar. 

No obstante, hay algunas diferencias importantes entre estos dos tejidos que pueden tener un impacto significativo en el aspecto del producto final. 

El brocado se teje normalmente con un diseño denso e intrincado que le da una sensación intensa y lujosa. En cambio, el damasco se teje normalmente con un número de hilos estándar y es menos tupido que el brocado.  Esta sería la diferencia significativa entre los dos tejidos y es la que precisamente, puede tener un gran impacto tanto en el aspecto como en el tacto del producto final. Para elegir uno u otro, normalmente nos basamos en un criterio puramente estético.

Damasco

Es un tejido originario de Oriente Próximo, de la capital homónima de SiriaDamasco, cuyo origen data del siglo XI, y perfeccionado en el XIII. Desde entonces, será de uso habitual entre los nobles europeos de los siglos siguientes.

Es un tipo de tejido de tipo sarga o raso. Por un lado, la trama sirve de fondo y la urdimbre forma los dibujos, mientras que por el otro, ocurre lo contrario. Se considera el anverso el lado que tiene el fondo brillante y en mate los dibujos. Y precisamente es esta característica es la diferencias más obvia para distinguir el damasco del brocado.

Brocado

El tejido brocado es más complejo y sofisticado que el damasco, con una gran riqueza de motivos geométricos y tejidos intrincados en su fabricación. Además, los materiales utilizados para confeccionarlo son de mayor calidad, ya que se importan muchos hilos de lugares distintos para cumplir las estrictas normas de este maravilloso tejido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *